mira

buscar

Busca Noticias en Guatemala↴
Mostrando las entradas con la etiqueta Autor: Carlos Fernando Rosales. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Autor: Carlos Fernando Rosales. Mostrar todas las entradas

lunes, 13 de julio de 2009

Honduras: La democracia y la realidad en que vivimos.

Conversando con una persona sabia, veíamos que Honduras, por muchas deficiencias que tenga, ha caminado por la democracia especialmente en las 2 últimas décadas del siglo pasado y principios de este. No a sido un camino fácil y mucho menos uno de resultados inmediatos, pero si es de resultados, tangibles, reales y dignos.

Me resulta interesante, ya que hay situaciones que uno desconoce y que es preciso ilustrar para no caer en errores, que actualmente gracias a nuestra constitución y la democracia en que vivimos, gozamos de libertad de expresión, de pensamiento, de movilización y sus consecuentes deberes y derechos. Sin pretender ignorar que no se hayan superado todos los vicios acarreados por largo tiempo, como es la corrupción casi folclórica de nuestros gobiernos, Honduras es una democracia Hondureña y real.

Quisiera hacer primeramente un breve recuento histórico del proceso de cambios seguido por Honduras en su camino democratizador, iniciando a partir de la década del treinta del siglo pasado, cuando Vicente Mejía Colindares de forma muy democrática, correcta y caballerosa le entregó el poder al general y abogado Tiburcio Carias Andino, terminando así con las nefastas guerras civiles e ingobernabilidad que habían subsistido en Honduras, prácticamente desde el inicio de la época independiente a principios del Siglo XIX. Y aunque la gestión de Carías ha sido denominada como “La buchona nébula" y descrita como una dictadura por sus detractores, existen importantes elementos positivos en dicha gestión, que merecen ser revisados más cuidadosamente dese el puto de vista histórico y del momento.

Ciertamente Carías fue reelecto en condiciones que han dado pié a cuestionamientos sobre la ilegitimidad democrática de la prolongación de su mandato, pero que ésta tiene un justificante, y es precisamente la de sentar las condiciones para el establecimiento de futuros procesos más democráticamente, y que hay que recordar y considerar que hasta ese momento no existían condiciones ni cultura democrática, que las guerras intestinas entre caudillos militares eran la cultura política existente y que prevalecía la idea de poderes absolutos en la forma política de gobernar, que no podía romperse de la noche a la mañana, sencillamente un gobierno al que le temblara la mano, no hubiera subsistido.

Y hay que reconocer también que la Administración de Carías, modernizó al país, abriendo nuevos polos de desarrollo en base a la inversión en la necesaria infraestructura vial, requerida para ello Ciertamente durante el Mandato de Carías se aplicó la ley con dureza, como en el caso del trabajo forzado de reos en el empedrado de calles, pero de nuevo, se trataba de un período en que en que la delincuencia se extendía por los campos plagados de excombatientes, delicuencia que sólo así se logró eliminar, garantizando una seguridad ciudadana y pública, básica para la necesaria gobernabilidad del país, y sin la cual no puede darse una democracia.



Creo que igualmente es importante resaltar que aunque los representantes locales de Gobierno actuaron frecuentemente durante ese período en forma autocrática y a su discreción, la corrupción pública en el sentido de abusar y delinquir apropiándose de los fondos públicos persiguió y redujo considerablemente, debido a la rápida y drástica penalización de los delincuentes

Por otra parte también hay que reconocer que en el gobierno de Carías se crearon las condiciones y sentaron las bases para que su sucesor, Juan Manuel Gálvez, cuya transición fue dentro de las condiciones del momento, fue de tinte bastante democrático, pudiera en la década de los cincuenta, cancelara la deuda y creara instituciones de modernización económica del país como el Banco Central.

Después del gobierno del sucesor de Juan Manuel Gálvez, don Julio Lozano, también democráticamente electo, el país pasó a un período de retroceso democrático, caracterizado por gobiernos militares, que sin pretender justificarlos, hay que reconocer que al contrario de los gobiernos militares que en esos años fueron la regla, en la mayor parte de América Latina y particularmente en los países vecinos de Honduras, en nuestro país no fueron tan represivos y que supieron impulsar reformas sociales, como la reforma agraria, logrando evitar el baño de sangre que se dio en los países que nos rodean, y cuyas secuelas, a pesar de la pacificación lograda, les siguen afectando con mayores tensiones sociales que la que se tienen en Honduras.



En ese periodo se convocó a personajes considerados de alta moral y de mucha altura profesional pero sobre todo muy honorables, para sentar las bases de nuestra constitución actual. El fin de esto era llevar a Honduras a un plano político internacional más respetable, dando pasos fructíferos en pro de la democracia.

Todos estos procesos que a groso modo les cuento aquí son los cimientos históricos que han llevado a que hoy Honduras a la democracia que es hoy. En su pobreza, corrupción, inseguridad, desempleo y hambre no se puede obviar o negar la superación y la evolución de esta gran nación.

Si uno se fija de como también han cambiado los tiempos, daré el ejemplo de mi familia que nunca ha sido acomodada, ha sido gente luchadora, creyente en el valor que tiene el sudor de su frente, ha sido por superación y sobre todo con una gran herencia de honradez y de trabajo.

Los orígenes de mi familia tanto maternos como paternos, son en parte campesinos y mineros(como empleados) así como se dice, andaban en chuña(descalzos), nunca fueron invasores de tierras por que tenían lo suficiente para vivir en aquella época, nunca anduvieron de mendigos pidiendo ser mantenidos del, ni haciendo huelgas, si no que trabajaban duro porque así era su forma de vida y principios de vida. Algunos ni siquiera terminaron su primaria, aun asi eran gente muy curiosa y pensante, siendo gente humilde no acomodada, pero buscaron siempre la superación que más adelante con mucho esfuerzo trabajo, se materializó.

Enviaron a mis padres a estudiar y estos sí lograron terminar su educación primaria y secundaria logrando por meritos llegar a estudiar a centros de educación superior. Mi padre que estudio con mucho esfuerzo en la Escuela Agrícola Panamericana del Zamorano, mi madre estudió “enfermería” para poder ayudar a su padre cayo muy enfermo y no podía trabajar, mi abuela se dedico a vender nacatamales en el Guanacaste (un barrio chico de Tegucigalpa) para ganarse su sustento y el de la familia pero Vivian honradamente y nadie les regalo nada. Mi generación gozó de educación, cultura y algún patrimonio. Mis sobrinos, gozan ahora, el fruto de los esfuerzos, no solo de mis hermanos, sino de mis padres, abuelos y bisabuelos. En fin, pongo en la historia de mi familia la evidencia del peso, ritmo y dignidad necesaria para la evolución de un país. La riqueza cultural, el sentido de vida y el orgullo pacifico de gozar de lo que ahora vivimos, es mejor apreciado si se pone en perspectiva. Nótese el contraste de ganarse la vida, a que se la “Regalen” como pretendieron movimientos comunistas y de izquierda en toda América Latina.



Como dicen: “el que quiere celeste que le cueste”, el desarrollo de mi familia no se debe a ayuda del che Guevara, ni mucho menos de China, ni de la difunta U.R.S.S , ni de los hermanos Castro o de los partidos de extrema izquierda Hondureña. En lo no he recibo ayuda del ALBA o atención medica cubana o dineros de Chávez de su preciado petróleo, cosa que es patrimonio del pueblo venezolano. Más aun que soy desempleado y con una difícil situación económica y nadie salvo mi madre y hermana mayor me ayudan para poder seguir adelante.



De que han existido desigualdades e injusticias sociales las han habido nadie lo niega, pero quien lucha y se supera logra sus metas.



Así como mi familia creo amigos que sus ancestros también han tenido orígenes humildes y luchadores nadie les regalo nada ni tuvieron populismos que los mantuviera, que han tenido oportunidades y algunos lo han conseguido, otros pues han seguido trabajando y luchando honradamente y pagando sus impuestos al día con el Estado como tiene que ser pero han conseguido que sus hijos tuvieran la superación,

No es necesario cambiar la constitución para poder superar y desarrollar al país, hay mucho trabajo que hacer, empezando por priorizar la educación y preparación de nuestra gente. Pues en la ignorancia de nuestro pueblo están las debilidades de las cuales se aprovechan caudillos, corruptos y el sin fin de abusivos que plagan y provocan la mayoría de las injusticias humanas.

Este articulo forma parte de un ensayo y trabajo de investigación asignado en la clase de Sociología Política e Ideologías Políticas impartida por el Sociólogo y Licenciado Sergio Bahr, en el área de Ciencias Políticas de la carrera de Relaciones Internacionales, en la Universidad Tecnológica centroamericana (UNITEC).



Por: Carlos Fernando Rosales.

Estudiante de la carrera de Relaciones Internacionales con orientación en Ciencias Políticas de la Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC).

Productos Relacionados

Seguidores

Articulos más vistos