mira

buscar

Busca Noticias en Guatemala↴
Mostrando las entradas con la etiqueta Autor: Khalil de León. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Autor: Khalil de León. Mostrar todas las entradas

miércoles, 13 de agosto de 2008

Movimiento mundial por el calentamiento global

Las alertas de los científicos sobre el aumento de la temperatura en nuestro planeta iniciaron a partir del año 1896; sin embargo, el análisis del tema en los niveles políticos se realiza desde hace muy poco tiempo. El 28 de mayo de 2008, los presidentes de los países del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y de los Estados de la Comunidad del Caribe (CARICOM), así como de la República de México, se reunieron en San Pedro Sula, Honduras, para analizar nuestra vulnerabilidad ante los efectos del cambio climático y sus consecuencias en el área. Como resultado, los jefes de gobierno acordaron iniciar la elaboración de una estrategia común para enfrentar los impactos del calentamiento global, por lo que firmaron una declaratoria conjunta en la que posicionan el tema como un eje transversal de alta prioridad en los planes nacionales.

También, el 10 de julio pasado, durante la cumbre del G8 (los ocho países más industrializados del mundo), se obtuvo un compromiso de que dichos países reducirán en al menos un 50% sus emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2050, lo cual constituye un avance necesario para poder negociar un pacto mundial que reemplace el Protocolo de Kyoto tras su vencimiento en 2012. Asimismo, se logró que cinco de los grandes países emergentes (China, India, Brasil, México y Sudáfrica), que conforman el G5, acordaran disminuir sus descargas a largo plazo, sin fijar porcentajes ni fechas aún.

Acercamiento al sistema climático
El clima es definido como el “tiempo medio”, es decir, la descripción de la variabilidad de ciertas magnitudes como la temperatura, las lluvias y el viento, durante períodos de diez años, por lo menos. El sistema climático consta de la atmósfera, los océanos, la biosfera terrestre y la marina, la criosfera (hielo marino, cubierta de nieve estacional, glaciares de montaña y capas de hielo a escala continental), y la superficie terrestre.

Dichos componentes actúan entre sí y, como resultado de sus interacciones, determinan el clima de la superficie de la Tierra. Tales interacciones se producen a través de flujos de energía de diversas formas, de intercambios de agua, de flujos de otros gases, entre los que figuran el dióxido de carbono (CO2) y el metano (CH4). Lo que mueve el sistema climático es la entrada de energía solar, equilibrada por la emisión de energía infrarroja (“calor”) hacia el espacio. La energía solar es la fuerza conductora más importante de los movimientos de la atmósfera y el océano, de los flujos de calor y agua y de la actividad biológica.

Los componentes del sistema climático tienen impacto en el clima nacional, regional y mundial de varias maneras diferentes: influyen en la composición de la atmósfera, alteran las propiedades de la superficie y la naturaleza de las nubes y, distribuyen el calor, desde una región hacia otra mediante los movimientos atmosféricos y las corrientes oceánicas.
Con base en lo presentado, el calentamiento global se define como la variación del estado medio del clima, que persiste durante un período prolongado (normalmente diez años o más) y se debe a procesos naturales internos o externos, o bien a actividades humanas que alteran la composición de la atmósfera o el uso de las tierras.

jueves, 31 de julio de 2008

La negociación ambiental con Europa

Ahora en el mundo, uno de los temas centrales en negociación internacional es la protección al ambiente. La preocupación por que el uso indebido de los recursos naturales genere una inestabilidad climática y agotamiento de dichos recursos han hecho que el tema ambiental se convierta en pieza angular de convenios de diferentes índoles, especialmente en las negociaciones comerciales. Mientras en los años setentas y ochentas el tema era hasta ridículo y promovido por muy pocas personas, hoy en día, que se empiezan a vivir las consecuencias del calentamiento global los interesados en el tema son todos, y aquellos que lo encontraron de poco interés han tenido que reconocer la importancia del tema.

Desde la década de los noventas fueron los países líderes en la Unión Europea (UE), Alemania, Francia e Inglaterra, quienes trazaron el trabajo a seguir en pro de mejorar la calidad del ambiente en la región. Las prioridades que marcaron estos países fueron claras, el manejo de los desechos sólidos, la protección de las reservas de agua y la generación de energía de fuentes renovables. Estos tres temas, siguen siendo los pilares del trabajo ambiental de la Unión. En materia de manejo de desechos sólidos, los países europeos son reconocidos por su eficiente labor en el reciclaje y adecuados procesos de manejo de residuos, al igual que el trabajo que han realizado para la conservación de sus ríos, lagos y fuentes proveedoras del vital líquido. Es necesario recalcar que estos países han desarrollado desde mucho tiempo atrás un increíble trabajo en generación energética renovable a través de aire, agua, energía solar, etc. Y esto además de ser de gran beneficio para el uso sostenible de los recursos naturales los ha ayudado de sobremanera ante el problema económico generado por el uso de combustibles fósiles como el gas natural y el petróleo.

Bajo este contexto, no es de asombro y si bajo toda lógica pensar que al momento de cualquier negociación que tenga Europa con el resto del mundo incluya el tema ambiental como parte elemental de cumplimiento, y que no solamente para Centroamérica en ésta oportunidad, sino para toda Latinoamérica sea uno de los puntos más tangenciales en el momento que se logre negociar cualquier acuerdo. A continuación se presentan los aspectos destacados de los convenios con Chile y el Cariforo (Foro de Estados del Caribe).

Acuerdo de Asociación entre la Comunidad Europea y la República de Chile
En la introducción del acuerdo se menciona que las Partes tomarán en cuenta para la implementación del mismo: “la necesidad de fomentar el progreso económico y social de sus pueblos, teniendo en cuenta el principio del desarrollo sostenible y los requisitos en materia de protección del medio ambiente”.

Asimismo, en el Artículo 28 se indica que el objetivo de la cooperación en materia ambiental es: “fomentar la conservación y la mejora ambiental, la prevención de la contaminación y degradación de los recursos naturales y ecosistemas, y el uso racional de éstos a favor de un desarrollo sostenible”. En este marco se considera de especial interés: a) la relación entre pobreza y ambiente; b) el impacto ambiental de las actividades económicas; c) los problemas medioambientales y la gestión del uso de suelos; d) los proyectos destinados a reforzar las estructuras y políticas ambientales de Chile; e) el intercambio de información, tecnologías y experiencia, incluidas las relativas a normas y modelos medioambientales, la formación y la educación; f) las iniciativas de educación y formación ambiental destinadas a fortalecer la participación ciudadana; y, g) la asistencia técnica y los programas regionales conjuntos de investigación.

Acuerdo de Asociación entre el Cariforo y la Comunidad Europea
Entre las consideraciones se tiene la necesidad de promover el progreso económico y social de una manera coherente con el desarrollo sostenible mediante el respeto de los derechos laborales básicos, de acuerdo con los compromisos que han asumido en la Organización Internacional del Trabajo, y por la protección del ambiente, en consonancia con la Declaración de Johannesburgo de 2002.

En el Capítulo 4, del Título IV: Las cuestiones relacionadas con el comercio, se abordan lo siguiente: 1) los objetivos y el marco del desarrollo sostenible, 2) los niveles de protección y el derecho a reglamentar, 3) la integración regional y el uso de normas internacionales sobre ambiente, 4) la información científica, 5) la transparencia, 6) la defensa de los niveles de protección, 7) el proceso de consulta y seguimiento y 8) la cooperación.
En relación con las áreas de cooperación a implementar en el marco del acuerdo se tienen: a) la asistencia técnica sobre productos y normas aplicables en la Comunidad Europea; b) la promoción y facilitación de esquemas público-privados en cuanto a sistemas de acreditación; c) la creación de capacidades en aplicación y cumplimiento de acuerdos ambientales multilaterales, en particular aquéllos relacionados con el comercio; d) la facilitación comercial de madera y productos maderables provenientes de fuentes sostenibles; e) el apoyo para mejorar la producción de bienes y servicios, que las Partes consideren beneficiosos para el ambiente, y e) la promoción y facilitación de programas de sensibilización y educación relacionados con bienes y servicios ambientales.

Productos Relacionados

Seguidores

Articulos más vistos